20 de septiembre de 2016

20 de septiembre de 2016 - Sin comentarios

El curso bracanero 2016/17 echa a volar (Sin red)

Noche mágica en Brácana Center, lo digo de verdad… Que no salga graznido por este pico si miento. Además viniendo del jueves anterior que fue dedicado a acicalar la sede hasta dejarla como un brinquillo, pues que os voy a decir… que estaban desatinados.
 Además se daba el pistoletazo a la temporada 2016/17, y como era de esperar los bracaneros, invitados y embajadores llegaron con las pistolas bien cargadas. Y claro, yo sabedor de la importancia de evento, me presenté en la sede con traje de gala y una grabadora nueva, ya que sospechaba lo peor. Acerté una vez más y no quiero pecar de pajarraco prepotente. En un principio pensé en pedirle el plumaje al Gallo Claudio, pero luego reculé, ya que, caí en la cuenta de que me quedaría grande. También pensé en el plumaje de una de las hurracas parlanchinas… Tampoco lo ví claro. Incluso se me pasó por la cabeza pedirle a María Jiménez el traje de pavo real que tanto dio que hablar años atrás. Pero al final me decidí por ponerme en contacto con el Pájaro Loco que me prestó el traje de comunión de su hijo. Verdaderamente acerté, un traje de Pájaro Loco para una noche loca de pájaros bebiendo vino.


Pero a lo que vamos, la cosa comenzó como siempre, llegando el personal poco a poco a la sede. Con un goteo que se rompió cuando aparecieron los tres primeros pajarillos (o pajarracos según se mire). “el Paco Ortega”, “el Javi Ortiz” y el compadre de ambos “el Juan”. Entraron tanteando el terreno a la par que el Ministro de Alimentación y el Maest ro (en labores de pinche) abastecían de “jatería y pie de cuba al personal. Poco tardaron en coger correndeta “el trio calavera” y en poco rato, bebían, comían y charlaban como si llevasen en Brácana Cénter toda la vida. A esas alturas ya había caído el primer “cumpleaños feliz” para “el Ligre” que un día antes contemplaba sus cuarenta y siete primaveras. Fino Pata Hierro y camarones con cirugía estética y reconvertidos en enormes y sabrosos langostinos, pescados a caña en la parte alta del “Arroyo de la Carchena”.
Pasado este instante apareció otro pájaro llegado de tierras lejanas. ¡Y que pájaro! alto, barbudo a lo hipster con flequillo rubio de cortina y con acento catalán (que llaman ellos) o polaco (que llaman por aquí). Y entró a lo “suavón”, reculando en la esquinita de la barra, como el que no quiere la cosa y controlando todo lo que sucedía a su alrededor como buen catalán. Es más dio la voz de alarma de que el grifo del fregadero estaba abierto de forma inútil. Pero como gran pájaro de grandes vuelos, en poco rato también comenzó su recital de voladas de aquí por allí dentro de la sede bracanera.


Y más vino y más comida, (tapitas del trio cadavera, salchichón, mejillones al vapor, sin pelo) y más charlita, y el Consejo de Ministros semanal, para organizar el próximo TIP (Torneo Internacional de Petanca de Bracana), nada que ver con el TTIP que eso son otras yerbas y otros pajarracos.
Y tras el Consejo los juramentos. ¡Ahí la liaron parda! Hubo de todo, desde el toque de huevos de alguno al jurar, pasando por los gritos desorbitados de otros, para terminar con  el primer juramento en Catalán (polaco) que se realiza en la corta pero intensa historia de la Republica, Independiente, Anárquica y Laica por la gracia del Dios Baco de Brácana (que así se llama).
Y es que la noche iba de forasteros, ya que tanto el “Paco Ortega”, “el Juan” o “el Roc” llegaron a la sede desde tierras lejanas. Pero otro pajarillo se quería unirse a la noche, y a esas alturas apareció el “Alex Lopez” sobrino de mi amo “el Pijo del Magreb”. Este apareció con una botella de licor de hierbas, de esas moderno. Jägerrmeister o algo así se llama el “mejunje”.
Curiosamente aunque yo pensaba que el cupo estaba hecho, nada más lejos de la realidad. Otro pajarillo, pájaro o pajarraco (ya me pierdo) apareció en la sede bracanera con mezcla de boys scout y boina verde necesitado de sensaciones fuertes. “El Volti”, no podía ser otro, y entró en la sede tras otra dura jornada de vendimia en el Lagar de las Puentes (Propiedad de la vecina Monarquía de Alvear), como lo hizo la borriquita en Jerusalén… Es decir de forma triunfal


En esas estaban cuando tras los brindis y la sinfonía de tenedores en la mesa de formica (de toa la vidadios), pasaron a degustar el plato estrella de la noche. Carrillada ibérica en salsa con patatas fritas que regaron con cava Gramona Imperial Gran Reserva 2010. Nada de tonterias, cosa sería, elaborado de forma tradicional y ecológica.  Y es que según pude saber y verificar minutos después el pajarillo Roc pertenece a la sexta generación de la familia que elabora en Sant Sadurní dÁnoia estos exquisitos cavas.
Y claro tanto achucharle al chaval, que ya iba en quinta por lo menos, que no tuvo más remedio que dar una pequeña pero intensa cata sobre el cava y en especial sobre la Cava Gramona.
Yo, a esas altura ya me había quitado el traje prestado del niño del pájaro loco, y lucía mi colorido plumaje mientras observaba tranquilamente el ambiente desde la olla de caracoles que hay en lo alto de la estantería, que separa el WC de las cocinas bracaneras. En condiciones normales me hubiesen visto, pero a esas alturas de la noche escuchaban bastante pero veían poco. Y curiosamente en ese instante y mientras todos estaban atendiendo al pajarraco Roc, eché en falta a “el paticorto de las ondas”. Luego caí en la cuenta, que durante la noche, alguién había comentado que andaba tocado con la espalda. Supongo que debe de estar bien jodido para que acumule dos bajas consecutivas en los jueves bracaneros, y para que se haya perdido el comienzo del nuevo curso. Al parecer fue el más afectado por el “Mítico Bolerasso” de semanas atrás del que aún no se ha podido recuperar.
¿Qué como acabó la cosa? Pues cantándole nuevamente a “el Ligre” cumpleaños feliz mientras este pegaba un soplido “ahuracanado” a las velas que estaban pinchadas en una tarta al Whisky y a la salud del mejunje de yerbas. ¡Todo muy ligero!


Luego el goteo se invirtió y poco a poco y con muchas dificultades fueron salieron por donde entraron, quedando los digestivos para un grupo selecto de profesionales, que pudieron disfrutaren en directo de una nueva actuación de “el ligre” y su ya conocido café negrito”. Top ten y disco de oro en la NMBR (New Music Bracana Republic)
Empiezan fuerte el curso los cabrones “Cabrones es pa tós”.

2 de septiembre de 2016

2 de septiembre de 2016 - Sin comentarios

Bolerasso

Joder. Nada más que recordar las imágenes que acuden a mi cabeza del pasado jueves, se me eriza el plumón de la nuca. Por fin, todos los bracaneros juntos, después de semanas de diáspora vacacional. Tal era la expectación, que yo me fui para la sede tempranito para no perderme detalle. La noche respondió desde primera hora, porque poco después de las nueve ya había pleno, incluido el presidente que parece haber vuelto por la senda de la sensatez, dirigiendo la joven República, como contaré más adelante. Aunque la quedada dio para mucho, me mosqueó mucho ver sentado en la barra al ministro de alimentación, sin más jatería que dos bolsitas de patatas salaíllas. Pensé que el hombre estaba faratao de las labores de vendimia en Alvear. No obstante pronto pude conocer que había intención de emplear el primer jueves de septiembre en realizar la última diáspora del verano, en algo que ellos mismo han denominado como Bolerasso.


Como digo, entre aperitivos, cervezas y las primeras copas de vino de la noche, pasó la primera media hora de reunión, hasta que el Presidente se dirigió al atril, con aire decidido, tomando la palabra. Aquel gesto me hizo intuir que venía discurso de los gordos, haciendo frente a los corrillos, intentos de sabotaje, amenazas y blasfemias, que he podido escuchar en la sede en las últimas semanas. El motivo de tal solemnidad era dar inicio al curso gubernamental en la República en el mes de septiembre, tal y como se acordó en la sesión de votaciones en el mes de junio ¡Qué tío! Dejó al personal con las patas colgando con un discurso que alcancé a registrar en una grabadora que me he agenciado para estas ocasiones. Primero caña, después intenciones para el curso político y, por último, el deseo de que sea un año cojonudo. Para que veáis que no exagero, este fue el discurso íntegro:

Compañeros bracaneros, llegó el día esperado, el día en el que en nuestro país habrá por fin un gobierno elegido por el pueblo y en unas elecciones generales que dieron la mayoría absoluta al Frente Popular, elecciones celebradas en el mes de junio de este año.
Desde la distancia, durante el verano, y habiendo sido notificada la provisionalidad del gobierno anterior hasta septiembre, he sido consciente de los movimientos de algunos  partidos políticos bracaneros intentando crear inestabilidad en nuestro pueblo, hechos estos realizados en la sombra y en minoría y así, no son de recibo, estos hechos en sí, pueden degenerar en actos violentos que hay que eliminar de raíz en nuestro pueblo. Por ello constituido el nuevo gobierno, tendremos una investigación parlamentaria para valorar el alcance y la posible repercusión que hubiesen podido generar y decidir si tendrán dichos partidos políticos  premio o castigo. 
En Brácana no ocurre como en la vecina España donde el diálogo no se sabe cómo se construye y la controversia y la discusión es lo que les entretiene. En Brácana si no hay mayoría absoluta,  la negociación entre partidos es lo primero y con una copa de vino encima de la mesa, el diálogo y el acuerdo llegan pronto. Tienen mucho que aprender en España donde llevan ya un año sin gobierno y aún no se sabe cuándo llegará, con una copa y un bocadillo al día y sin sueldo durante el proceso de elección de gobierno tendrían que estar hasta que se pusiesen de acuerdo para formar un gobierno estable y seguro  con más calidad que los que han tenido estos últimos años. El refrán popular es sabio: “ Si no se trabaja, no se cobra”, si se está en edad de ello (Situación activa).
De vuelta a Brácana y solventados inicialmente los primeros conatos de inestabilidad veraniega (con el calor las mentes se perturban) volverá la nueva temporada activa que como veréis a continuación va a venir cargadita.
En primer lugar, la felicitación del F.P. y mía misma para el Silencioso (Exministro de Tesorería) y a toda su familia, al haber alcanzado el nivel de abuelo con una niña preciosa “Candela”, su nieta,  en la vecina localidad de Elche y si por tradición bracanera todos los descendientes de los miembros bracaneros son inscritos en el registro de Brácana, Candela también quedará registrada en el mismo y por tanto pasará a ser la pequeña bracanera Candela. Esto creará un precedente insólito en nuestra joven República. Queda registrada la primera mujer en el registro de Brácana y uno de nuestros principios se tambalea. Habrá que estudiar este hecho en uno de los Consejos de Ministros Extraordinarios a celebrar en las próximas semanas.
En 2º lugar, en relación a las actividades complementarias a realizar fuera del término de Brácana, además de las que ya están programadas con carácter fijo y estables.
Estas actividades facilitan la participación de nuestras respectivas familias desarrollando y potenciando la convivencia entre ellas. Esta buena relación facilita el trabajo realizado en Brácana, nos hace más sabios y más libres.
Por esto entendemos que deberíamos impulsar la participación de nuestras familias como así estaba acordado desde el principio antes de que se encienda alguna bombilla que pueda perjudicar nuestra convivencia.
Proponemos como primera actividad para este otoño “El caminito del Rey” y en Consejo de ministros plantear algunas otras culturales y recreativas que nos permitan conseguir el objetivo planteado anteriormente. 
En tercer lugar, en relación a los miembros constituyentes de Brácana.
Como todos sabemos el nº de miembros constituyes fue de 11 y así durante varios años, posteriormente se redujo a 9. Hubo 2 bajas que con carácter voluntario así lo decidieron y así llevamos ya más de un año en plena actividad, no obstante hemos perdido diversidad de opinión ante diversas situaciones que se van planteando y quizá algo de frescura en cuanto a la opción de nuevos planteamientos u objetivos a conseguir en un futuro, de ahí la posible captación de 2 nuevos miembros. 
A todos nos consta que hay numeroso embajadores que estarían encantados de formar parte de nuestra República pero como la selección y admisión es tarea muy delicada pero necesaria según el F.P. para que nos aporte ese aire fresco y  ese dinamismo que se nos puede ir agotando. 
Que ningún ciudadano b. malinterprete este punto. Con 9 miembros, hemos sobrevivido y sobreviviremos. La tertulia y Brácana tienen un nivel muy alto, la convivencia los jueves no tiene parangón, aún así y con la idea de revitalizar y dar más dinamismo es por lo que planteamos esta cuestión que como ya he dicho es delicada y hay que realizarla sin prisa, quedará pendiente para nuevos y próximos Consejos de Ministros que con carácter extraordinario se han de convocar. 
Los 3 apartados anteriores necesitan de nuestra reflexión previa acerca de ellos. Sin prisa pero sin pausa hay que meterle mano.
Como siempre, en Brácana, la palabra clave es el respeto y nuestro objetivo: Disfrutar aprendiendo todo lo que nuestros camaradas y nuestros embajadores nos puedan enseñar.
Y ya por último y como no se trata de una investidura sino de la constitución del nuevo gobierno y hechas las propuestas de posibles cambios a llevar a cabo, entramos en la entrega  de carpetas. No hay grandes cambios, no obstante puede haber algunos modificaciones  a lo largo del próximo ejercicio político.
MINISTERIOS
El Ahijao:  Ministro de las Nuevas Tecnologías
El Pantera de la ITV: Ministro de Defensa
El Pijo del Magreb: Ministro de Asuntos Exteriores
El Silencioso: Ministro de Tesorería
El Abertxale: M. de Educación y Cultura
El Ligre: Vicepresidente y Ministro de Industria
El Paticorto de las Ondas: Ministro de Comunicación e Información
El Pijo de Los Balcanes: Ministro de Nutrición y Alimentación
Y presidente, yo mismo y a vuestro servicio
Y para finalizar, con lo que quedará inaugurado el próximo ejercicio 2016/2017, alcemos nuestra copa y brindemos con ella: BRACANEROS………..

Aquello terminó con un cerrado aplauso ¡Ya te digo! Ahora que les busquen la púa al trompo los que querían quemarle la caravana. Si es que es un encantandor de serpientes... por eso nadie, salvo el Ligre, ha conseguido ganarle en las urnas. Tanta solemnidad y tanto peloteo empezaba a aburrirme, cuando el Presidente inició el reparto de carpetas, que no carteras, ministeriales. No hay cambios de momento, y cada uno sigue ocupándose de las labores que tenían encomendadas en el anterior mandato. Cuando cada cual tenía ya su carpeta, apereció el Volti por la sede, que venía frito en busca de un cigarro, tras una intensa jornada de trabajo en Las Puentes. Su presencia sólo sirvió para hacer la foto oficial, porque a renglón seguido vi como el personal se preparaba para salir. Tengo que reconocer que esto mes descolocó porque no tenía constancia de ninguna salida prevista. Menos mal que me fui con tiempo porque si llego a tardar un poquito me dejan tirado como a una pájara. Como os cuento, pusieron pies en polvorosa y en fila india comenzaron a bordear los límites de Alvear.


Fue entonces cuando caí en la cuenta del término Bolerasso, acuñado por el Abertxale y mi amo, en reconocimiento a la escala técnica que han llevado a cabo en Los Patios del Bolero, después de cada tertulia veraniega. Se pusieron como a nadie la importa: revuelto, boquerones, pescaíllas, choco y churrasco, regado nada más y nada menos que con ocho botellas de 3⁄4 de fino. En total una por cabeza, si contamos los primeros lingotazos que se pegaron en la sede. Allí se despendolaron del todo, animados por el Carlos el del Bolero, que este mismo se convertirá en embajador de la República, de manera oficial.


De los comentarios allí vertidos prefiero no pronunciarme, aunque fueron de la política al deporte, pasando por el habitual rato de follangueo, y por una ronda de chisnacles y tugurios a la pque se pegó el mismo tabernero, una vez que los parroquianos habían abandonado el local, con la lógica excepción de mis compinches. Cerraron la noche con un cancanasso y, cuando parecía que se cerraba el jueves, un grupito selecto, formado por el Ligre, el Ahijao, el Abertxale y la Pantera, decidió seguir con la fiesta, jalándose unos negritos y unos hojaldres en ca Bellío. En ese momento me planté por no ser cómplice de ningún atropello y puse punto y final a la noche del jueves.


Fuerte empieza la cosa y, según pude escuchar, la semana que viene llegan nuevos embajadores, alguno de ellos llegados nada más y nada menos que desde Manchester ¡Lo que hacía falta, que amplien todavía más su relaciones! Como siempre digo, hay más días que platos de alpiste, así que la semana que viene sigo y os cuento como se manejan en inglés, porque la cosa pinta bien.

27 de agosto de 2016

27 de agosto de 2016 - Sin comentarios

Se acabó el verano

Pues sí, como lo estáis leyendo. Aunque el verano no acabará oficialmente hasta finales de septiembre, en Brácana ya se ha puesto punto y final a la temporada estival, después de semanas de auténtico caos, en las que las bajas han sido la tónica general jueves tras jueves. Las dos últimas semanas han sido todavía más numerosas, ya que el personal ha aprovechado para pegarse unas merecidas vacaciones, recorriendo casi todos los puntos de España. De norte a sur y de este a oeste, mis colegas han ido haciendo contactos culinarios y vinícolas, a los que les sacarán provecho a lo largo del mes de septiembre. Aún así, siguen vivos semana a semana.
Las dos últimas dos quedadas, como digo, no hay por donde cogerlas. Sin ir más lejos, hace dos jueves el censo bracanero bajó tanto, que los asistentes optaron por emigrar a los Patios del Bolero. De esta manera se aseguraban buen vino, buena jatería y tener que preparar la cena.


Otra cosa no, pero recursos tienen esta gente pa repellar La Tercia, como se dice en Montilla. Tampoco hay mucho que contar del pasado jueves en el que se recuperaron efectivos, aunque todavía con bajas sensibles, como las de el Ligre, el Silencioso y el Maestro. Lo del Presidente tiene para escribir un capítulo. Desde que tomo las de Villadiego, sólo se comunica con el personal vía whatssapp, con mensajes que no puedo reproducir aquí para no herir la personalidad de nadie. No me extrañaría que en breve se produzca una revuelta, salvo que tire de sus artes hipnóticas para dejar al personal con la baba colgando.


Como digo poco tengo que contar, porque fue un jueves tranquilo, de charlita pegados a la barra, aprovechando los últimos días del verano bracanero. Además, si todos se van de vacaciones, no sé por qué carajo tengo yo que estar aquí, al pie del cañón. Al menos la próxima semana estrenamos el mes de septiembre y, salvo sorpresas de última hora, habrá pleno de asistentes. Será el momento para sentar las bases de la nueva temporada, en la que hay proyectos nuevos, según he podido escuchar, nueva lista de embajadores, kilos y kilos de jatería por devorar y litros de buen vino para regarlo todo.

12 de agosto de 2016

12 de agosto de 2016 - Sin comentarios

Noche de sorpresas

Pues no. Los que esperábais esta semana una crónica incendiaria, os quedaréis con las ganas, al menos una semana más. Al final, el jueves ni hubo hoguera purificadora con el Maestro, ni los ánimos estuvieron tan agitados como en la semana anterior. Parte de culpa la tiene el Presidente, al que hoy llamaré el encantador de serpientes. Engatusa al personal cuando va, y eso que hacía semana que no ponía pie en la sede, haciendo con ellos lo que le viene en gana. Yo, que intuía una noche movidita con amago de golpe de estado, me fui tempranito para Brácana, y a eso de las 20:45 andaba ya por los Montes Bracanaros, aguardando la llegada de mis compinches. Pensaba que podían llevar a efecto las amenazas lanzadas el jueves anterior, en el momento en el que el Maestro llegará a la sede. Obviaré los detalles por los que no vi llegar a los primeros, aunque están relacionados con una pájara que habita en uno de los pinos, entreteniéndome más de lo que había planeado. En cinco minutillos ya tenía el tema resuelto, para eso soy un diamante tropical, pero cuando terminé ya pude ver luz en el interior. Precipidamente, me alisé las plumas y me colé por mi entrada secreta, viendo como el ministro de alimentación estaba acompañado de un embajador que personalmente no esperaba. Me extrañó, porque en la anterior quedada nadie habló de ello, aunque di por hecho que era una improvisación más, de las muchas que hacen durante el año. El caso es que la cara del gachón me resultaba familiar y, además, el tío se movía con soltura por la cocina. Aunque no le di mayor importancia, el plumón de la nuca se me erizó cuando el Pepeluí le dijo
- Miguel, ve echando una cervecita mientras voy preparando la jatería.


¡COPÓN! Entonces me di cuenta de que el susodicho no era otro que el Silencioso. Yo sólo lo había conocido con su barba blanca y el jueves apareció rasurado, cual adolescente en vísperas de su primera noche de relaciones sexuales. Por el Cóndor Bendito de los Andes ¡menuda sorpresa!
Andaba rumiando aún aquella imagen pueril que tenía ante mis ojos, cuando comenzó el rosario bracanero por las puertas de la sede. Si yo me llevé un sustillo, os podéis imaginar el resto. Según fue avanzando la noche, pude conocer los detalles de la operación y, sobre todo, las razones. El caso es que el Silencioso ha sido abuelo recientemente de una niña preciosa llamada Candela. No sé si para evitar sustos prematuros al retoño, para no rasparle o simplemente para salir guapetón en las fotos, pero el caso es que las dos primeras semanas de su vida, conocerá a un abuelo imberbe, no un yayo, quedando en las fotos para la posteridad. De hecho, mis colegas tuvieron el detalle de inmortalizar el momento, con los regalos con los que han celebrado tan feliz noticia.


Aunque tardé en asimilar aquello más de media hora, mi subconsciente me decía durante todo ese tiempo que no perdiera de vista a el Maestro, por si le pegaban fuego en cualquier momento. Pero no, este tío tiene más tiros pegados que las pistolas de el Coyote. No sé si aliado con el ministro de alimentación, pero el caso es que controla los tiempos. Según iban saliendo platos desde la cocina, mayor era la tranquilidad en las huestes bracaneras. Porque, esa es otra. Es mucha casualidad, que el retorno de el Maestro coincidiera con un homenaje gastronómico al por mayor, a base de frutos del mar: bacaladillas, calamares, boquerones y bacalao. Podéis haceros una idea del olor de mis plumas cuando llegué al limbo:
- Carajo Punselito, hueles como una freidora. Apuntó la Ami con mucha guasa.
Como la noche iba de sorpresas, el vino también fue de campanillas. Aunque hicieron boca con el C.B. acto seguido atacaron si piedad lass botellas de Fino Capataz Viejísimo, aportadas por el Silencioso para celebrar el nacimiento de la pequeña Candela.


Antes de cerrar la crónica, no puedo pasar por alto un apunte relativo a uno de los temas de conversación que más tiempo ocupó durante la noche. Como mis compis son deportistas de salón por excelencia, esta semana están echando horas extras en el sofá, siguiendo los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Evidentemente el análisis del evento comenzó por el tristísimo papel que, al menos de momento, está teniendo la selección española de baloncesto. De ahí saltaron a la medalla de oro conseguida por Maialen Chourraut, en la final de K1 femenina de la competición de aguas bravas. Esto derivó en las otras dos preseas logradas por Mieria Belmonte, haciendo especial hincapié en lo guapetona que es la nadadora catalana, de ascendencia granadina. Eta cuestión de tiempo que los juegos pasaran a la memoria colectiva bracanera, porque en un santiamén ya estaban inmersos en el socorrido tema del follangueo de cada jueves.
En fin, poco más que contar. Aunque, la verdad, con el afeitado de el Silencioso y la no quema de el Maestro, ya tuve bastante. La próxima semana más pero, como dice el Gran Wyoming, no mejor, porque es imposible.

8 de agosto de 2016

8 de agosto de 2016 - Sin comentarios

Situación política inestable

Yo pensaba que el periodo estival iba a ser más tranquilo en Brácana pero, una vez más, me he equivocado. A pesar de que las últimas tertulias han servido para relajar estómagos y mandíbulas, sin embajadores, y con el censo bracanero bajo mínimos, el pasado jueves, primer encuentro del mes de agosto, hubo amago de revuelta popular, con final impredecible. Todo ello viene motivado por las ausencias veraniegas, y en especial la del presidente electo. Desde que obtuvo la victoria en las urnas, el Maestro apenas si ha hecho acto de presencia, dejando abandonado al personal. Es algo que sucede año tras año, pero tengo que reconocer que era cuestión de tiempo que esta tensa situación desembocara en revueltas. En la última tertulia ya vi que al ambiente estaba cargado, sobre todo a raíz de un mensaje del presidente, respondiendo con chulería al personal, alegando que con tantas quejar por su ausencia, se planteaba incluso no volver.


Evidentemente este tema fue tratado en un consejo de ministros en el que saltaron las chispas. Allí pude oir propuestas tan radicales como quemarlo en la hoguera, negarle la entrada o simplemente hacerle el vacio impidiéndole cualquier relación con el personal, a modo de escarnio. Esta revuelta me recuerda a la vivida en la sede en navidades pasadas, cuando los gastos materiales derivados del arreglo de la sede, hicieron tambalearse las arcas, antes los numerosos deserpfectos causados por las hordas bracaneras. No os voy a engañar ¡Miedo me da! Sobre todo porque parece que la próxima semana el presidente pretende convocar un consejo extraordinario para tratar este asunto, poniendo sus lindos cojones sobre el atril. Veremos como acaba todo esto y, por supuesto, lo contaré la semana que viene.
El ministro de alimentación, viéndolas venir, volvió el jueves al redil, interrumpiendo su periodo vacacional para calmar los ánimos. Trató de hacerlo callando por la boca al personal, primero con un salpicón de marisco, y posteriomente con un revuelto de bacalao con patatas paja. Esta vez, los trucos culinarios no surtieron el efecto deseado y la plebe continuó encendida hasta el final de la noche, y eso que acabaron antes de la primera hora más temprana del día.


Tampoco ayudó al relajar la nocche la calidad del vino. No es que no estuviera bueno el C.B. de la bota, que sigue estándolo. Simplemente es que para ponerlo fresquito, lo metieron en unas jarras de plástico que le pasaron todo el sabor al líquido elemento, dejando el fino en un estado imbebible, y provocando las iras del personal, que andaba ya calentito. Aún así tengo que resaltar dos anécdotas. Ahora que han comenzado los Juegos Olímpicos de Río, hay que resaltar la medalla de bronce conseguida por el Ahijao año atrás en los campeonatos de Andalucía en los 100 mariposa, midiendo fuerzas con el mismísimo Rafa Muñoz, a la postre ganador de la prueba ¡Ver para creer! De la natación al rugby, pasando por el baloncesto. Será cosa de la evolución.
Por último tengo que detenerme para dejar constancia de una hecho que empieza a convertirse en costumbre. Tras el cierre de puertas en Brácana, hay quien está apostando desde hace semanas por seguir la noche en Los Patios de Alvear. Ya van dos semanas seguidas... La desidia bracanera ante la ausencia de un gobierno estable que dirija el cotarro, es sin duda la razón de estas situaciones, que pueden acabar como el Rosario de la Aurora. O el presidente vuelve con el látigo, o esta gente se despendola a lo bestia. Claro, que también cabe la posibilidad de que en la sesión de investidura lo manden al carajo, vía democrática, mediante un pacto de gobierno entre alguna de las otras ocho formaciones políticas, que aspiran a hacerse con el poder, desde el pasado mes de junio.


29 de julio de 2016

29 de julio de 2016 - Sin comentarios

Sin novedad en el frente

La diáspora bracanera sigue marcando el ritmo de la República. Las bajas estivales siguen haciendo mella y esta semana, al igual que la anterior, no le vi el pelo ni al Ministro de Alimentación ni al Presidente. Ambos se están pegando la del pulpo por esos mundos de Dios, sin que se conozca de momento la fecha de vuelta al redil. El resto siguen fieles a la tradición y, un jueves más, aparecieron por la sede a eso de las nueve de la noche, dispuestos a encalomarse su dosis semanal de vino y viandas.


No tengo mucho que contar al respecto porque estas tertulias, sin embajadores y bajo mínimos, suelen  ser bastante tranquilas. Ya sabéis charlita alrededor de la barra y repaso a la actualidad de la vecina localidad de Montilla. De hecho, el jueves hicieron la crónica social de todas las semanas, repasando entre otros asuntos, la actualidad política y deportiva. Sobre el primero de esos asuntos, la situación de interinidad del Gobierno de España, sigue dejando un reguero de opiniones en Brácana, donde no son ajenos al devenir del país vecino. No es plan de ponerse ahora a desgranar lo que opina cada uno, así que al menos voy a dejar constancia de la jatería del jueves.


Ante la ausencia del Ministro de Alimentación, una vez más fue mi amo el que cogió la sarten por el mango, para aplacar las ansias culinarias del personal. Así, tras as aceitunitas y las patatas salaíllas de rigor, plantó en la barra sendos platos de tomate con anchoa del cantábrico, a los que siguió un perol de chorizo a la sidra. Remataron la faena con una gambitas y unas cerezas como postre.
Así cerraron el mes de julio y se preparan ya para afrontar el mes de las vacaciones por excelencia en el que habrá nuevas bajas. Parece que la Pantera de la ITV será el próximo en buscar un sitio donde poner el huevo, así que la próxima semana no tengo ni idea si habrá cuórum. De todas maneras escuché algunos movimientos al respecto de invitar a algún embajador, así que igual me sorprenden.


Por cierto, que no lo había contado, cuando la tertulia ya estaba bien avanzada, entró por la puerta como por arte de magia el Tanque. Esta vez no hubo trucos, limitándose a pegarse a la barra acompañando al personal en el noble arte de trasegar vino de la jarra a la copa, y de esta a la boca. Precisamente fue él junto a el Ahijao, los que cerraron la sede, porque el resto del personal ahuecó ala relativamente pronto. Serán las cosas del verano, ola de calor incluida, que mantiene a Brácana sin novedad en el frente, hasta nueva orden.

24 de julio de 2016

24 de julio de 2016 - Sin comentarios

Bajas estivales

Bueno amigos, pues ya pasó la feria de Montilla que, como siempre, supone un punto de inflexión en el normal funcionamiento de la República. No voy a detenerme en la quedada de principios de mes, que apenas si sirvió para ajustar cuentas, pagar la quinta entrega de la Historia Ilustrada de Brácana -que se dice pronto- y echarse unas copas y unas viandas. Sí lo haré un poco más en la tertulia del pasado jueves, primera post feria de El Santo de Montilla. Centrándome en el pasado más reciente, no me ha cogido por sorpresa, pero la verdad es que el aspecto visual de Brácana daba pena el pasado jueves. No es que hayan abandonado los menesteres de adecentamiento de la sede, simplemente es que, como pasa todos los años, el verano pasa factura en las huestes bracaneras. Si en anteriores semanas ya se vienen registrando bajas de manera sistemática, en la última reunión se ausentaron del local el presidente electo y el ministro de alimentación. Por ello, apenas con siete miembros de la República, el aspecto de la sede era bastante pobre. Digo el aspecto porque el fondo del asunto sigue sin cambiar un ápice desde la fundación de la República. Tengo que reconocer que la peregrinación semanal  sigue siendo efectiva, independientemente del personal disponible. En alguna ocasión ya he contado que tras la feria la anarquía hace honor a su nombre, y cada uno va a su puta bola. No obstante, ante la baja del ministro de alimentación, no quedaba más remedio que organizarse para alimentar a la tropa, corta pero hambrienta, para mantener alta la moral. Esta difícil labor recayó en manos, nunca mejor dicho de mi amo. Además, como relataré más adelante, pasó con buena nota el examen.


Es habitual que en un jueves sin invitados y con bajas, se desarrolle de manera tranquila, dando mayor protagonismo si cabe a la charla, en torno a la barra. Así fue, con temas de lo más variado que van desde la próximo incorporación de un equipo de baloncesto del Betis a la ACB, hasta el socorrido tema del follangueo. Aún así, buena parte de la tertulia transcurrió esta vez en torno a dos asuntos serios y uno de coña: las drogas , el mundo de la construcción y la apartición de un juego de realidad virtual llamado Pokemon Go. El primero de ellos salió a raíz de las detenciones realizadas días atrás en la vecina localidad de Montilla, por presunto tráfico de drogas en el municipio. No obstante, tras despachar esta noticia con brevedad y precisión nominal, la charla derivó en los excesos de la peña que, según pude escuchar, no se corta a la hora de darle a la farlopa, la hierba y otras sustancias de nombre impronunciable. Respecto al mundo de la construcción, la conversación derivó en la chapuza que algunos constructores llevan a cabo en sus edificaciones y, sobre todo, las consecuencias de reducir presuspuestos a costa de la calidad. Sobre el Pokemon Go la cosa tuvo mucha más gracia. Según parece ha salido una aplicación para dispositivos móviles, en la que gracias a la realidad virtual, el personal sale por ahí a cazar bichos de esos que aparecen por doquier. Comentaban que en los Montes Bracaneros y junto a la estatua de Paquito el de la Concha, la peña estaba loca por la tarde pillando Pokemon ¡Tiene cojones la cosa! Por lo visto, la cosa se está desmadrando hasta tal punto que algunos padres con hijos adolescentes ya han cedido a pulso, aunque recomendando a sus retoños que ya que salen a cazar Pokemon, que aprovechen para ir dejando su curriculum por ahí.


Respecto a la jatería del pasado jueves, ya os comentaba que mi amo se puso las pilas, para evitar comparaciones, siempre odiosas, con el ausente ministro de alimentación. Por ello, atacó en barra con sendos platos de queso semicurado y añejo de Zuheros, y una tapita de salchichón. Matado el gusanillo, se zamparon también unas habas con jamón, para rematar la faena hincándole el diente a un borococo de cabezada a la sal. Todo ello estuvo pertinentemente regado con fino C.B. fresquito, gracias a la visión de futuro de el Silencoso, que tuvo a bien adelantarse al personal, metiendo en la nevera unos litracos para paliar el rigor estival.


Fueron comedidos con el bebercio y, aunque no perdonaron el digestivo de rigor, relativamente temprano echaron la llave a la sede hasta la semana que viene. Seguro que habrá bajas y altas. Veremos quien vuelve y quien se ausenta, aunque no descartan embajadores. Lo que digo, que hacen cada jueves lo que les sale del nabeibol....