20 de octubre de 2017

20 de octubre de 2017 - Sin comentarios

La polémica marca el desarrollo del TIP 2017

La temporada bracanera ha comenzado de manera oficiosa. Digo esto porque hasta que no pase por la sede el Master & Commander de Alvear,  el pantano no queda inaugurado oficialmente. Tengo entendido que esto sucederá el jueves que viene, con una cata muy especial. Por tanto la quedada de la pasada semana, puede considerarse la primera oficiosa de la presente temporada o la última oficial de la pasada. Sé que esto es confuso y anárquico, pero ya sabéis como funcionan mis colegas.
El caso es que el deporte con mayúsculas, o sea PETANCA, marca cada año el inicio del mes de septiembre en Brácana. Este año había novedades importantes en la inscripción del TIP. El Suerto debutaba en tablas, por lo que todos temían la suerte del principiante. Al final, como suele pasar la mayoría de las veces, la técnica, la táctica y el estilo fueron lo de menos. Lo de más fue la polémica. Y es que la edición del 2017 acabó entre gritos de "tongo", "vete a tu casa a descansar" o "el año que viene va a traer las bolas su puta madre", mientras el Pijo de los Balcanes y el Abertxale celebraban el triunfo.


Como siempre hago, para evitar esfuerzos innecesarios, os transcribo lo publicado en El Heraldo de Brácana.


El Pijo de los Balcanes y el Abertxale se llevan el TIP 2017 entre gritos de 'tongo"




Hacía tiempo que el Torneo Internacional de Petanca de Brácana no se veía envuelto en una polémica tan grande. Aunque había levantado mucha expectación, con el debut de el Suerto en un gran campeonato, la ausencia de reglas claras, el marañeo del personal y la anarquía que reina en la República, se hicieron patentes en uno de los encuentros deportivos más importantes de Brácana. El Pijo de los Balcanes y el Abertxale se llevaron el triunfo final, aunque puede ser temporal. Ante la FIP (Federación Internacional de Petanca) se ha presentado una reclamación, que tiene pinta de prosperar, salvo soborno de los gordos.


El follón llegó en la fase final, porque la fase de grupos transcurrió con una deportividad exquisita, a pesar del paupérrimo nivel de juego mostrado por algunas parejas. En el grupo A fueron el Chechu y la Pantera los que lograron clasificarse como primeros, gracias al coeficiente de puntos. Con un triple empate, en el que hubo sendas victorias para cada dupla, el Carlitos Gracias y el Suerto, fueron segundos, mientras que el Paticorto y el Maestro fueron terceros. En el grupo B pasó tres cuartos de los mismo. La igualdad también fue la tónica dominante, aunque en pleno cúmulo de despropósitos, el Ligre y el Pijo del Magreb lograron la primera plaza, pescando en río revuelto. Tras ellos, el Pijo de los Balcanes y el Abertxale pasaban como segundos, mientras que el Ahijao y el Silencioso cerraron la clasificación.


En esta fase preliminar se vivieron momentos verdaderamente surrealistas, sobre un terreno de juego digno de países del tercer mundo. Es un auténtica lástima que el talento de los petanqueros de Brácana -léase con todo la sorna del mundo- no se vea correspondido con una cancha que, al menos, no les de excusa para decir que "así no se puede jugar". La verdad sea dicha, la pista del Parque Tierno Galván está más dura que los cuernos de una persona mayor.
Tras la ronda de grupos, todo estaba preparado para los emparejamientos. Con el personal calentando y analizando al centímetros las irregularidades del terreno, fue el Pijo de los Balcanes el que rompió la baraja, poniendo nuevas reglas sobre la mesa. Alegando cansancio físico y somnolencia, propuso al resto de duplas disputar todos los enfrentamientos por muerte súbita, a partido único. Hubo quien se desconojonó, hubo quien se cabreó, pero... a ver quién le lleva la contraria al que alimenta semana a semana las hambrientas bocas bracaneras.


Dicho y hecho, primero se disputó el partido por el quinto y sexto puesto, jugado por los terceros clasificados de ambos grupos. Por la vía rápida, ante el nuevo sistema de competición improvisado sobre la marcha, el Ahijao y el Silencioso se deshacían con comodidad de el Paticorto y el Maestro, que tuvieron una de las peores noches que se recuerdan en el TIP.


La primera semifinal fue sin duda la más polémica. El Chechu, como propietario de las bolas de juego, amenazaba con no cederlas más si no pasaba a la final, mientras que los cojones de el Pijo de los Balcanes se iban hinchando progresivamente ante el descojone del personal. El Chechu y la Pantera medían fuerzas con el Pijo de los Balcanes y el Abertxale. Fueron los segundos los que se llevaron el gato al agua, mientras se escuchaba el primer murmullo de tongo en el graderio.
La segunda semifinal la jugaron el Carlitos Gracia y el Suerto, contra el Ligre y el Pijo del Magreb, que estaban resultando la sorpresa del torneo. Ahí quedó la suerte de la pareja, ya que el debutante y el ojeador de la ONU para Brácana, pasaban a la gran final.


La finalísima fue un caos. La gente arrancaba a cuarto de vuelta, señalando al Pijo de los Balcanes como gran instigador del cachucheo, para sacar beneficio deportivo. Los que venís siguiendo el torneo desde su inicio sabréis que es un jugador de corto recorrido, que pierde fuelle cuando la competición se extiende en el tiempo. Aprovechando esta circunstancia, junto al Abertxale se cepillaron al Carlitos Gracia y el Suerto, también por la vía rápida. Esto acabó por encender al resto de competidores que, entre cancanasso y cancanasso de vino, juraban en arameo.


El futuro del TIP por tanto está en el aire. Pendiente de la resolución de la FIP, el Pijo de los Balcanes y el Abertxale se llevan su sexta edición. Habrá que ver la resolución que eleva el órgano rector de la petanca internacional. Las aireadas manifestaciones contrarias a la manipulación del reglamento se oyeron hasta en el Parador, así que la última palabra todavía no está escrita.


22 de septiembre de 2017

22 de septiembre de 2017 - Sin comentarios

... y el verano se acabó

Uffff..... Hace tanto tiempo que no escribo nada que, la verdad, ya casi ni me acuerdo de lo que tengo que hacer. Ya os comentaba en la última entrada que el verano es complicado en Brácana, con altas y bajas constantes. Y yo no iba a ser menos, así que me he ido de vacaciones. Desde que comenzó esta historia en el Callejón, en el año 2010, me he perdido pocos saraos, por tanto creo que ya me tocaba disfrutar.


En mi merecido tiempo de descanso he vuelto a mis orígenes, a Australia. Dicen que de allí son mis antepasados, así que me he pegado un mes de rama en rama, entre mieleros, acantizas, capulineros y pericos de Tasmania. Buena gente la que he encontrado por allí, disfrutando de semillas de las buenas, nada de transgénicos, y de la mejor fruta silvestre. Vaya, lo que viene a ser la vidorra padre. Allí no hay secreto de sumario, pero como no sé si tenéis puestos filtros para menores, mejor no contar mis andanzas por allí. Lo que sí es verdad es cada vez que alguno de mis nuevos colegas me pedía opinión, siempre contestaba lo mismo:
- Coño, como en Brácana.


Así que he decidido volver, porque echo de menos el trajín semanal: la comida del Pijo de los Balcanes, las salidas de el Ligre... podría seguir, pero no quiero ponerme meláncolico. Como digo es el motivo por el que llevo tanto tiempo sin darle a las teclas. Aún así, no quería coger la maleta sin dejar algún encargado a cargo del cortijo. Por eso, ha sido Mustafá el que ha hecho las fotillos que ilustran esta entrada. Como veréis hay bajas, muchas bajas, porque el personal ha ido entrando y saliendo. Menos mal que parece que ya todo vuelve a la normalidad.


De hecho la semana que viene arranca la pretemporada, con la celebración del Torneo Internacional de Petanca, para el que la última semana agosto hicieron el sorteo pertinente.
Ya os contaré semana a semana....

2 de agosto de 2017

2 de agosto de 2017 - Sin comentarios

Cerrando julio con más bajas...

No tengo mucho que contar esta semana, porque Brácana anda bajo mínimos. Si la pasada semana la Tertulia registró sólo dos bajas, el pasado jueves fueron tras las ausencias: la del Ministro de Alimentación, la de el Maestro y la de mi amo, el Pîjo del Magreb. Aún así, puntual como siempre, el Silencioso abría las puertas de la República a eso de las 21:00 horas, para recoger al personal. Como el puesto de cocinero-jefe sigue siendo interino, en esta ocasión recogió la cuchara el Paticorto, que estuvo respaldado por el Ligre como Pinche.


Una vez más le dieron al tomate como ingrediente básico de los entrantes, continuando con un lomito a la plancha, que siempre es un manjar recurrente. Para darse brillo, aprovechando el delantal del ministro de alimentación, se marcó un pisto con huevos y patatas, que dejó buen sabor de boca, para cerrar la velada gastronómica con un poquito de melón del tiempo.
Fueron tantos los temas dispersos de conversación, que al final se me hace difícil destacar alguno. Bueno sí. Para variar hablaron de fútbol y eso que no hay competición. Le dieron repaso al Montilla C.F. que este año estrenará categoría, militando en división de honor. Pero sobre todo, dedicaron tiempo a hablar de los problemas económicos de Ronaldo y Messi, dos artistas del balón, pero también del escaqueo fiscal. El segundo ya ha pasado por el banquillo según dijeron, y el primero lo hará la semana que viene. También dedicaron un buen tiempo a hablar del posible fichaje de Neymar Jr, -otro figura- por el Paris Saint Germain.


Los 200 kilos largos que ofrecen los gabachos por el brasileño, los cogían mis colegas y cerraban de Despeñaperros p'abajo. dando barra libre al personal todo un fin de semana. Me cago en tó lo que verdea..... Pero si lo único que hacen es pegarle patadas a una pelota... A las fábricas de cubitos de hielo de Siberia los mandaba yo, verás como se dejaban de estafas, tatuajes y crestitas....

Temporada de vacaciones

Ha sido pasar la Feria de El Santo y el descontrol se ha adueñado de la República. Era de esperar. Todo los años, cuando llegan estas fechas, el personal toma las de Villadiego. Por cierto, que mi buen amigo Labordeta, me ha tenido que explicar de dónde viene esta expresión tan utilizada. Al parecer, según me explicó ayer mientras nos pegábamos un carajillo, ha pasado a la historia como coletilla que se utiliza para aquellas personas que se ausentan huyendo de un riesgo o un compromiso, como es el caso que nos trae. Según parece, así debieron escapar muchos judíos, que en la Edad Media fueron a refugiarse al pueblo de Villadiego, al noroeste de la ciudad de Burgos. Esta villa castellana fue privilegiada entonces con una encomienza de Fernando II El Santo, confirmada por Alfonso X El Sabio en 1255, otorgando protección a este grupo de población, ante las constantes persecuciones de que eran objeto: "Sepades que yo recibo en mi comienza, et en mio defendimiento los judíos de Villadiego... et ninguno que mal les ficiese a ellos".


Pues eso. Aunque mis compinches no son judíos, al menos que yo sepa, ni huyen de ningún atropello, van buscando acomodo en otros puntos de la piel de toro, dándole de lado, eso sí, al tórrido verano que está castigando a Brácana y todos sus territorios limítrofes. Dicho esto, cabe resaltar, que fueron dos las bajas del pasado jueves: la de la Pantera de la ITV y la del ministro de alimentación. Obviamente, y de este asunto ya he dado cuenta en semanas anteriores, la ausencia del Pijo de los Balcanes provoca más de un quebradero de cabeza. Por ello, esta semana ha sido el Suerto el que se ha hecho con los mandos de los fogones, apoyado por el Ahijao como pinche. Como los chavales veían que se quedaban cortos de jatería, prepararon un menú con fondo, para evitar posibles quejas del personal. Por un lado, aprovecharon la temporada del tomate para prepararlo en diferentes emplates: con sal, con atún y con queso fresco. Apoyaron estos entrantes con un gazpacho de remolacha, rematando en tablas con un lomo a la plancha y fruta del tiempo -léase melón de piel de sapo-.


Pues no. Dicho sea de paso, desde mi posición no pude poner pega alguna, porque ni hubo quejas, ni tampoco lamentos. ¿Quiere decir esto que le están moviendo la silla al ministro de alimentación? Pues el tiempo dará o quitará razones. Lo que sí me quedó claro es que, para meter presión, recuperaron la vieja tradición de realizar la Llamada del ahorro. Fue el Pijo de los Balcanes el que la recibió, pasándose por el forro de los cataplines los reproches del personal.
El otro elemento destacado de la noche es que mis amigos bracaneros siguen acercando la estadística, como ciencia, a la República. Fue mi amo el que aprovechó las más de 75.000 visitas que ha tenido el blog desde su creación, para hacer balance de invitados y demás, en todo este tiempo. No voy a extenderme mucho, pero al menos os dejo algunos datos que considero interesantes.


Sin contar el año en curso, quiero decir, al cierre del ejercicio del 2016, se habían celebrado un total de 308 tertulias, de las que 259 pertenecen a la era bracanera, el resto a las Tertulias del Callejón -buenos recuerdos, por cierto-. En todo este tiempo, el Silencioso ostenta el primer puesto del ránking de efectividad, con un 96,9% de asistencia. Le siguen el Abertxale con un 96'1% y el Ligre, con un 94'5%, a pesar de sus obligaciones laborales. Cabe destacar que salvo el Maestro, rozando el 90 por ciento, y la Pantera de la ITV que cierra la tabla con un 72'2 % de efectividad, el resto andan por encima del 92 por ciento.
También se hizo balance del número de embajadores. Nada más y nada menos que 548 invitaciones se han realizado hasta el 2016, con un total de 347 nuevos embajadores, ya que muchos de ellos han repetido a lo largo de estos años.
Se dice pronto, pero esto sigue sumando. En el 2017 no se están quedando cortos, así que una vez que finalice diciembre, habrá que sumar nuevos embajadores y nuevas cifras estadísticas. Aquí estará un pajarito para contarlo....

15 de julio de 2017

15 de julio de 2017 - Sin comentarios

75.000 visitas después

Hace casi ocho años que mi amo comenzó a escribir la historia bracanera, aunque después he sido yo el que ha cogido el relevo, narrando semana a semana las andanzas de la República. Me ha dado por echar un vistazo a las estadísticas del blog y me he llevado una gratísima sorpresa.
¡Joder! Desde que se publicaron las primeras letras hasta ahora, más de 75.000 personas han visitado la Tertulia de vino fino, vía cibernética.
El 10 de enero del año 2010, mi amo publicaba lo siguiente:

Este blog es una rendición ante los tiempos modernos, ante las nuevas tecnologías. Hay veces en las que rendirse y afrontar los nuevos tiempos es la mejor manera de seguir resistiendo, de seguir viviendo a pesar de los pesares.
No soy un experto en vino, solo me gusta beberlo, ni tampoco en gastronomía, pero me gusta comer, y por eso quiero desde este blog contaros mis vivencias relacionadas con estos dos placeres de la vida.
La idea surge rodeado de buenos amigos, un jueves cualquiera, bebiendo y comiendo, oyendo buena música y charlando de lo divino y de lo humano.
Espero que disfrutéis con nosotros, tanto como nosotros lo hacemos cada jueves.




Pues sí. Esta fue la primera entrada, como digo hace casi ocho años, publicada en esta bitácora. Ufff..... se me han venido de golpe a la cabeza tantas cosas... El muro que separaba el salón de la cocina en el callejón; las espinacas del Ari; el manguerazo del patio con el Lin; la ginebra con pepino; el bebedero rebajado con fino al cincuenta por ciento; las calaítas que pillaba los jueves.... ¡Por el Cóndor Bendito de los Andes! Ahora que vuelvo a releer aquella declaración de intenciones, me doy cuenta de que esta historia ha cambiado mu poco. Ni mis compinches son expertos en vino, ni tampoco en gastronomía, pero tampoco pierden el sueño por ello. Donde sí son unos figuras, es en el arte del alterne. Si esto lo riegas con buen fino y lo aderezas con unas buenas vituallas, sale la tertulia de cada jueves.



Hoy he empezado en modo nostálgico, para dejar constancia de que más de 75.000 personas han pasado por aquí en todo este tiempo... y todo sigue casi igual. Con algunos cambios de cara, pero en esencia sigue siendo lo mismo. Para muestra, la Tertulia del pasado jueves. Ya sabéis que cuando llega el mes de julio la cosa comienza a despendolarse y, según pude ver y oir, este año no será una excepción. De entrada la semana que viene mis compinches pasan página en la sede, para dedicarse en cuerpo y alma a honrar con su presencia el recinto ferial de Montilla. Por ello, la última quedada ha servido para dejar claros aspectos de funcionamiento futuros que tendrán gran calado. Obviamente no puedo desvelar nada. Estando bajo secreto de sumario, lo que tenga que pasar más adelante, lo sabréis a su debido tiempo. Lo que sí puedo contar es que muchos meses después, volvió a la sede la fritura del Pepeluí y que, mi amo también volvió al redil. No sé si con pelusilla después de carias semanas o escaqueándose de sus nuevas labores paternales, pero el caso es que se pegó una escapá, dándose unos tientos con el personal.



Como digo, fue un jueves dedicado a las labores organizativas, de cara a la próxima temporada, en la que no personaron el manduquio. Regado por fino C.B. y tinto Xado Mas de Torubio, de Teruel, que aportó el Abertxale, se jalaron además de la fritura, unas tandas de solomillo a la placha, junto a una tarta helada.
Ya os contaré dentro de dos semanas, aunque después de la Feria de Montilla, comienza la diáspora vacacional. De hecho parece que el Paticorto y el Suerto se hacen con los mandos de la cocina, porque el ministro de alimentación pone pies en polvorosa.... A ver cómo sale todo esto.

5 de julio de 2017

5 de julio de 2017 - Sin comentarios

Entre mecánicos anda el juego

Para cerrar el mes de junio, Brácana ha modificado sus costumbres. No es la primera vez que cambian horarios y demás aunque, esta vez, la cosa está más que justificada. La quedada semanal comenzó fuera de la sede, en concreto en la vivienda en la que mi amo reside, en la vecina localidad de Montilla. El motivo era conocer a la pequeña Julia y felicitar a los nuevos padres por el nacimiento de la criatura. Como ya estaba al tanto de la jugada, tiré detrás de el Silencioso hasta reunirme con el resto del personal. Fue una visita de cortesía, esto es, besitos, latigasso, regalito y pa casa. A eso de las 22:00 horas ya estaban en la sede preparado para recibir nuevos embajadores, no obstante, antes de entrar en materia, me detendré en un detalle que no habréis pasado por alto.
Me he estado informando y el nombre Julia proviene del latín. Es la variante del nombre de origen latino Juliana, qué al parecer, se daba a las mujeres más hermosas. Coño, pues mola el nombre ¿no? Aún así, los más avispados habréis apreciado que es un nombre femenino. ¿Cómo cojones van a averiguar ahora la línea de sucesión bracanera? Se admiten apuestas.... ¿se pasarán por el forro el reglamento? ¿Claudicarán admitiendo a Julia como bracanera de pleno derecho...?


Dicho esto, que no es sino una paja mental para hacer bulto en la crónica, me centro en la quedada del pasado jueves. Como digo comenzó más tarde lo habitual. No obstante, puntuales, allí estaban los dos invitados de la noche: uno veterano como el Isi y otro novel como el Paco, tío del primero. Menudo personaje como contaré más adelante. La presencia de el Isi, mecánico de profesion, hizo que buena parte de la charla inicial derivara en el tema de los motores. Entre la Pantera, el Ahijao, el Isi y el Paco, que también entiende de estas cosas, dieron una clase magistral de trócolas, cojinetes, chasis, centralitas, frenos, rodamientos, sistemas eléctronicos... Coño, aprendí tanto que me están dando ganas de pillarme un coche de esos de los playmobil para montarlo y desmontarlo a mi antojo. Aún así, la tertulia de la noche fue variada, saltando del espectacular papel de la Sub 21 en el europeo al tema de los contratos profesionales del deporte. Aquí el personal se encendió, obligando al Ministro de Alimentación en varias ocasiones para apaciguar los ánimos. Mientras todo esto sucedía, ya habían dado cuenta de un quesito y una tortilla de patatas, regadas pertinentemente por Fino ISAUTO aportado por el Isi. Cuando dieron cuenta de él, echaron mano del Fino Pedraza, mientras pelaban con ansia las gambas traídas por los embajadores.


Hasta aquí todo más o menos normal. Vamos, lo de todos los jueves, sólo que esta vez la Tertulia tenía un componente impredecible: el Ligre. Ha vuelto al redil después de su periplo profesional en la Costa del Sol, así que llegó con ganas. Estuvo comedido hasta bien entrada la velada. No obstante, coincidiendo con el cambio de tercio de el Ahijao -léase leñassos- y la apertura de la hora mancha, la cosa dio un giro de 180 grados. Por aclamación popular, se preparaba ya para interpretar un jueves más el Café Negrito, escoba en mano. Ahí anduvo fino el nuevo embajador, que aprovechó un descuido de el Ligre para apropiarse del improvisado micrófono y marcarse un temita de Queen. No contento con ello, solicitó al DJ Viejuno -léase el Suerto- un segundo tema de Michael Jackson, marcándose los pasos made in rey del pop, tocamientos incluidos.


El Ligre se sintió dolido y quiso dejar a el Paco a la altura de los teloneros, así que se pegó un Café Negrito con la misma intensidad con la que se pide una cerveza en pleno mes de agosto a las tres de la tarde. Así terminó la cosa, como el rosario de la Aurora, pero a lo bestia. Por ciento, cuando ya me iba vi como los embajadores echaban el ancla en la Avenida, buscando un tugurio abierto, como decía Sabina en su Trata de impaciencia. Si es que no tienen jartura.....

Un coloquio sin coloquio

Después del follón de la pasada semana, esperaba que la tertulia fuera tranquila el pasado jueves. Más que todo porque la intención inicial era abrir las puertas a los amigos de la Asociación Cultural El Coloquio de los Perros y hacer un intercambio de ideas en torno a los populismos, tan de moda en el vecino país. Ya sabéis, que si Trump, que si Podemos.... Según pude escuchar, ese es uno de os objetivos con los que nació hace ya un buen puñado de años este colectivo cultural montillano. Entre sus señas de identidad tienen la charla, el bebercio y, sobre todo, la cultura. De hecho, desde hace años alternan saraos con concursos literarios, catas de cerveza y de vino, y hace ya algunos años con monólogos de humor y otras hierbas.


La verdad es que la idea de hacer un coloquio en Brácana me parecía sugerente, porque no todo va a ser ponerse tiernos a comer y beber. Si recordáis, con la idea de darle forma a ese debate, semanas atrás estuvo en la sede el Gran Perro, José Alfonso Rueda. Entonces, a modo de estructura de la quedada, se limitó a decir el día, la hora y como organizar al avituallamiento sólido y líquido. Ante tamaño despliegue logístico y organizativo, sólo cabía esperar que el debate fuera un desastre, pero que la comida y la bebida fueran un éxito. Efectivamente, los dos aspectos se cumplieron. No hubo debate, al menos sobre el tema propuesto inicialmente, pero el despliegue en cuanto a comestibles y bebestibles no defraudó.


Dicho así, parece que aquello fue un caos, pero nada más lejos de la realidad. De populismos no hablaron, pero sí que le dieron vuelta a la situación actual del mundo y de la vecina localidad de Montilla, arreglando varias veces la sanidad, la educación, las tabernas y todo tema de conversación que salió a la palestra. A ello contribuyeron los dos invitados, desde el pasado jueves nuevos embajadores, que pasaron por la sede el jueves. El primero en llegar fue el Ángel Márquez. Me resultó un tipo curioso porque llegó antes incluso que muchos de los bracaneros. Desapareció unos minutos tras dejar en depósito un cacho de queso, y volvió a aparecer después para deambular por la sede como Pedro por su casa. El segundo nuevo embajador estuvo mucho más comedido. No sé si abrumado por la caterva bracanera, o sorprendido porque iba a un debate y se encontró en medio de un sarao, el caso es que tardó un poquito en entrar en temperatura. Aún así, anduvo a la par que el resto en tema líquido, sin descuidar el aspecto sólido de la supervivencia.


Allí le dieron repaso un poco a todo. Desde la política a la educación, pasando como no por el fútbol y el baloncesto y, esto sí que me sorprendió, en menor medida por el recurrente tema del follangueo.
Mientras todos estos ingredientes se iban cocinando a fuego lento, el fino C.B. iba pasando del barril a la jarra, de la jarra a las copas, y de las copas a las panzas. El líquido elemento sirvió para refrescar al personal, porque no quiero pasar por alto el calor que estamos pasando estos días. ¡Alerta naranja, por el Cóndor Bendito de los Andes! Menuda calor estamos pasando.
Pero bueno, entre latigasso  y latigasso, platos de tomate, gambas y otros manjares, llegaron al plato fuerte de la noche, solomillo en salsa para más señas, del que no dejaron huella alguna. Tampoco perdonaron los digestivos, aunque eso ya no es ni noticia.

Pdt. Se me pasaba lo más importante, y es la ausencia de mi amo en la tertulia. La razón no es otra que el nacimiento de Julia. Ahí ha estado fina la Carmen, no esperando hasta el jueves. Desde el limbo un abrazo bracanero para el churumbel, la mamá y el papá. Una visitica pronto ¿no?